Olivia Avila, activista asexual

‘Soy asexual, me enamoro y no soy un robot’

Para quienes no la vivimos en primera persona, la asexualidad está llena de misterio, verdades a medias y mitos. Además es una de las orientaciones sexuales a la que no se le da la visibilidad suficiente en el ámbito de la diversidad.

En entrevista con Queerverse, la activista y representante asexual, Olivia Ávila ayuda a dar voz y desmitificar esta orientación sexual, que representa entre 3 y 5% de la población mundial, según datos de El País.

¿Qué es la asexualidad?

Para Olivia, aquí empieza el “jaleo” porque la definición es muy simple, se explica muy fácil, pero no se entiende tan sencillamente.

“Una persona que no siente atracción sexual por otra persona”, señala Olivia sobre la definición pura y llana de asexualidad. “Claro, eso sería una persona asexual 100%, pero dentro de la asexualidad hay un espectro llamado ‘Gris’, que son personas asexuales que sienten atracción sexual con menor intensidad o frecuencia, entonces se les denomina “grisexuales”. Así que, – en la asexualidad – todo gira entorno a la atracción sexual y como la siente cada persona”, añade.

“En mi caso, por ejemplo, soy asexual 100% porque no siento atracción sexual por otro persona. Me puedo enamorar, puedo querer mucho a la gente, no soy un robot. Pero yo no tengo esa necesidad, ese impulso de tener relaciones sexuales con la gente porque no me atrae”, afirma la activista.

¿Cómo saber si soy asexual?

 Olivia describe que definirse puede ser un proceso complejo, sobretodo durante la adolescencia ante la falta de información suficiente acerca de la asexualidad. Esto provoca confusión con otras orientaciones sexuales que no son precisamente con las que se sienten identificados.

“Es muy difícil. Primero porque esta orientación sexual es invisible, entonces no te pones nombre. Y cuando empiezas a darle vuelta a quién eres en la adolescencia, de alguna manera te sientes diferente porque sabes que no te interesa tanto el tema, no tienes como esa necesidad, no te llama tanto la atención. Y si nadie te dice que la asexualidad existe, pues tú piensas que a la mejor eres lesbiana, bisexual, tímida. Hasta que finalmente dices: ‘no soy tímida, no le tengo miedo, no es que no haya encontrado a la persona, es que simplemente no me llama la atención, no me nace, no me atrae’. Ahí te das cuenta que esto es otra cosa, tiene nombre, y que le pasa a más personas”, afirma Olivia.

Además añade que “es un proceso largo porque al final, tú mismo tienes que encontrar información, reconstruirte y encontrar a más personas que al final sienten lo mismo que tú”.

Asexualidad, placer y deseo sexual

El placer y deseo sexual no son incompatibles con la asexualidad, reitera Olivia. “Aunque seas asexual, tu cuerpo funciona perfectamente y se excita de las misma manera que cualquier otro”, agrega.

“Entonces, esto está relacionado con el deseo sexual. ¿Qué pasa si tienes deseo sexual, pero no tienes atracción sexual? Pues ese deseo no se va a canalizar en otra persona. No vas a buscar a alguien – porque no te atrae sexualmente – para materializar ese deseo. Hay muchas personas asexuales que directamente se masturban y no necesitan a nadie más. Ese deseo lo viven, experimentan la erótica y tienen fantasías a su manera, pero ese interés por llevarlo a cabo con otra persona, no está”.

Tener pareja, el enamoramiento y arromanticismo

Para Olivia, la asexualidad estremece el significado social que se les ha dado a estos tres conceptos y lo que tradicionalmente se entiende por “tener una relación de pareja”. Por ejemplo, el hecho de que el amor se relaciona con el sexo. Algo que para las personas asexuales no representa una prioridad, ni necesariamente se tiene que concretar para estar con alguien.

Además hace hincapié en que dentro del espectro asexual también hay quienes no buscan pareja, ni se enamoran y tampoco sienten atracción sexual, por lo cual se denominan “asexuales arrománticos”.

“Yo sí siento atracción romántica. Entonces me puedo enamorar, sentir ganas de tener una relación romántica, pero lo máximo a lo que puedo aspirar a tener con esa persona es pasar mucho tiempo con ella, tener otro tipo de afecto, de relaciones íntimas, pero a mi no me nace tener relaciones sexuales con esa persona”, declara Olivia.

“Entonces pues ahí tienes que llegar a un acuerdo o poner las necesidades tuyas sobre la mesa porque muchas veces, y esto también es un problema de la sociedad que tenemos, se relaciona amor con sexo. Una pareja se diferencia de una amistad porque tienen relaciones sexuales. Cuando la pareja te dice: ‘oye, es que si no tenemos relaciones entiendo que no me quieres, que esto no es diferente, esto no es una pareja’. Así que hay muchas dificultades también”, concluye.

Malas experiencias en el sexo = asexual

 “No, no necesariamente”, aclara Olivia. “Esto entronca con que hay varios tipos de personas asexuales. Hay personas asexuales que no quieren tener sexo con ninguna persona, han tenido una mala experiencia y lo rechazan justamente porque al haber materializado el deseo con una persona sin tener atracción sexual, pues directamente han dicho: ‘no quiero tener nada que ver’, añade.

“Luego están las personas asexuales que son indiferentes, les da exactamente igual. Y hay personas asexuales que sí tienen relaciones sexuales porque le dan otro valor al sexo. Entonces depende de cada persona, pero no por el hecho de haber tenido una experiencia traumática, te vuelves asexual. Porque, además, no es que te ‘conviertas’ asexual por una experiencia. Naces siendo asexual”.

Asexualidad, identidad de género y otras orientaciones sexuales

La asexualidad también converge con otras identidades de género y otras orientaciones sexuales, desde el punto de vista en el que exista una atracción romántica.

Olivia explica que personalmente se define como cisgénero, es decir, que su identidad de género se corresponde con la asignada al nacer. Pero, de igual manera, dentro del colectivo asexual hay personas asexuales trans y no binarias.

Por otra parte, también confluyen en el espectro asexual, las personas heterorrománticas, homorrománticas y birrománticas que son el equivalente a la heterosexualidad, homosexualidad y bisexualidad, pero sin el aspecto sobre la atracción sexual, según declara la activista asexual, Olivia Ávila.

La orientación ‘invisible’ de la diversidad sexual

De acuerdo con la web Asexualidad en Breve, la asexualidad es algo que existe desde hace mucho tiempo, pero hasta los años 90 comenzó la masificación de información al respecto gracias al impulso de Internet. Sin embargo, sigue siendo una de las orientaciones sexuales con menor visibilidad entre la diversidad sexual.

“Somos una parte importante porque justamente esto pone sobre la mesa la cantidad de matices que tiene la sexualidad, la diversidad sexual, las orientaciones sexuales, así como las formas de relacionarte, de sentir el deseo, de tener pareja o parejas, incluso de no tenerlas y de vivir lo erótico”, afirma Olivia.

“El problema principal es que como nadie sabe lo que es, nadie sabe la problemática que hay detrás. Detrás de la asexualidad hay discriminación porque directamente dicen que no existimos, hay violencia en las relaciones y abuso».

«En terapia, te pueden llegar a decir que tienes un problema de deseo y te medican, por lo tanto están incurriendo en una terapia de conversión. Hay muchas cosas que afectan profundamente la salud mental. Entonces si eso no se ve, no se entiende por qué hay una lucha ahí también, y por qué esto es parte de la diversidad y por qué hay discriminación”, concluye.  

Olivia invita a quienes están en el proceso de definición que se acerquen con otras personas asexuales y colectivos para que sepan que no están solos, que “nos pasa a más de 200 millones de personas, que sentimos lo mismo y estamos en el mismo plano”.

Además de activista y representante asexual, Olivia Ávila es traductora e intérprete. Este trabajo la ha llevado a extender la voz y llevar la información sobre la asexualidad a otros idiomas.

LEER: Ser una mujer trans, combatir la transfobia y hacer política LGTBI+ en España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow us on Social Media