silvia sicore-activista trans

Ser una mujer trans, combatir la transfobia y hacer política LGTBI+ en España

Silvia Pèrez-Pallarés es una candidata y activista trans que tal vez considere que inició su transición de género tarde, pero sabe que está a tiempo para buscar hacer una diferencia en el ámbito de derechos y política LGTBI+.

En una entrevista para Queerverse, la candidata de Junts per Catalunya, Silvia Pèrez-Pallarés nos comparte su visión sobre la comunidad trans y la importancia de que el colectivo LGTBI+ tenga presencia política.

«A raíz de empezar mi tránsito de género, me di cuenta de la discriminación que llegábamos a sufrir el colectivo LGTBI+, y la ‘T’ más que nadie, no porque haya más discriminación sino porque es más visible y la sufre más normalmente. Me di cuenta que hacía falta una visibilidad positiva y referentes de naturalidad de la comunidad trans», señala Silvia.

Esta realidad llevó a Silvia a incursionar en el activismo, y ahora, en la política, que califica como alcanzar la meta máxima para poder generar los cambios necesarios por los que ha luchado desde su lado activista. Sin embargo, de igual manera reconoce que el ámbito político todavía no va al mismo ritmo de estas necesidades.

«Ya hemos superado un poco las barreras de moralidad y de género. La gente se va haciendo a la idea de que la diversidad es un hecho y poco a poco se avanza. El problema es que la legislación normalmente va muy retrasada respecto a la sociedad. Empezamos a tener necesidades que la ley no contempla. El reto ahora es esto. Ver estas necesidades que tiene ahora la sociedad, dónde está la discriminación y que derechos no se están teniendo para poder adaptar esto a las normas y las leyes», añade la candidata.

En cuanto a si un mayor número de representantes LGTBI+ en la política es decisivo para lograr avances e impulsar la inclusión legislativa del colectivo, la activista señala que es un aspecto primordial, pero no debería de ser solo esto.

«Más allá de la representación LGTBI+ creo que debería de haber más diversidad de género en la política en general. No solo más mujeres que sí debería de ser porque todavía son un número escaso. Sino que además se tuviera una visión mucho más amplia del género para poder hacer una legislación mucho más inclusiva», afirma Silvia.

Sobre la polémica Ley Trans

La ley trans es un proyecto legislativo impulsado por la coalición de Gobierno de PSOE y Unidas Podemos con el fin de erradicar todas las formas de discriminación hacia la comunidad trans en todos los ámbitos.

Aunque todavía se está a la espera de un borrador que posiblemente llegue durante los primeros meses del 2021, la ley trans ya ha generado polémica especialmente entre grupos feministas, que la tachan de ‘problemática’ por introducir ‘conceptos ambiguos y jurídicamente inseguros’ que modifican lo que se entiende por sexo, género, identidad o igualdad, según señala un artículo de El País publicado en diciembre de 2020.

La activista Silvia Pèrez-Pallarés apunta que estas controversias tienen que ver con el hecho de que no hay una reflexión más profunda sobre los conceptos de género y que justo la ley trans surge con ese objetivo de subrayar que hay colectivos, como la comunidad trans, que quedan desprotegidos o sin acceso a ciertos derechos ante una visión tan binaria.

«El gran problema es no tener esta mirada de géneros mucho más abierta. Cuando solo pensamos en hombre/mujer tenemos el problema de que eres hombre o eres mujer, entonces si no hablas de mujeres, estás borrando a las mujeres, pero no es así. Hay que hablar del sistema de género actual, de cómo están las cosas ahora. Por ejemplo, (en derechos como) las ayudas o bajas por maternidad (…) se quedan fuera los hombres trans, quienes tienen capacidad gestante, mientras que hay mujeres trans que no tienen capacidad gestante, y estas personas han de estar en la ley porque si no están en la ley, pues están discriminadas. Tienen falta de derechos», puntualiza Pèrez-Pallarés.

«Es evidente que tenemos que ampliar el campo, no estamos borrando a la mujer, estamos ampliando el campo de protección a otros colectivos que también lo necesitan», concluye.

Combatir la transfobia

La transfobia, al igual que la LGTBIfobia, es uno de los problemas sociales que más se han acentuado tanto en España como en el mundo. De hecho, las transgresiones por orientación sexual e identidad de género ocupan el segundo lugar en delitos de odio, después del racismo y la xenofobia, de acuerdo con datos del informe anual de 2019 elaborado por el Ministerio del Interior de España.

Por su parte, la candidata trans Silvia Pèrez-Pallarés declara que el machismo y el desconocimiento son la base de las actitudes transfóbicas. También destaca que la educación es uno de los pilares importantes para combatir este problema.

«Muchas veces las personas con actitudes transfóbicas vienen de ambientes que realmente tienen unos roles de género muy marcados y en los que hay mucho supremacismo machista. La mayoría son hombres porque es la masculinidad afectada. La masculinidad es una cuestión muy delicada que según como la toques, pues duele mucho. Entonces, el hecho de que alguien haya renunciado a lo que tú eres, les sienta como un tiro. Les da rabia y solo piensan en que ‘tú eres un tío, no puedes dejar de ser tío’. Si dejas de ser ‘tío’, entonces estás diciendo que lo que yo soy es inferior a lo que tú eres. Así que su masculinidad tiene esta reacción mental que los hace expresarse con violencia», afirma Silvia.

Para hacer frente a la transfobia, “la educación es básica. Tenemos dos pilares básicos: la política y la educación para generar cambios. Y la educación sobre diversidad debe ir desde los niveles más elementales hasta la universidad, empresas e instituciones”, añade la activista.

España está entre los primeros 10 lugares de los países europeos con mayor progreso en materia de derechos LGTBI, de acuerdo con el último ranking realizado por la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA, por sus siglas en inglés).

Derechos como el cambio de nombre es aplicable en todo el país, mientras que la autodeterminación sin necesidad de un diagnóstico médico solo es viable en 9 de las 17 regiones de la península ibérica. Esto es parte de los asuntos pendientes que todavía requieren trabajo en cuestión de derechos para la comunidad trans.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow us on Social Media