VIH y COVID19

La vacuna contra COVID-19, ¿es segura para las personas con VIH?

La aplicación de vacunas contra COVID-19 ya ha comenzado en diversos países tanto de la Unión Europea como de otras regiones. Sin embargo, aún quedan dudas sobre los posibles efectos secundarios en personas con el sistema inmunodeprimido y virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

Hasta ahora, las vacunas permitidas para el suministro en la mayoría de los países a nivel global son la desarrolladas por Pfizer y BioNtech. Estas compañías recibieron la aceptación necesaria para iniciar la aplicación en la población en tiempo récord, tras superar las fases de prueba. Incluso, se ha señalado que la vacuna contra COVID-19 es una de las que ha sido aprobadas más rápidamente en la historia.

El inicio de la administración de la vacuna ha traído dudas respecto a los beneficios y posibles riesgos para cierto grupo de personas con el sistema inmunológico suprimido o que tienen VIH.

La revista POZ, una de las más importantes en información sobre VIH, publicó un artículo recopilando documentación científica y voces expertas para tratar de resolver las dudas sobre la vacuna contra COVID-19 y su aplicación en personas con VIH.

Muchas personas viviendo con VIH se preguntan si la vacuna será apropiada para ellos y en qué lugar de la fila quedarán para la aplicación. La evidencia más actual indica que la vacunación contra COVID-19 es segura para esta población, y los activistas han pedido que las personas con VIH deberían ser consideradas un grupo prioritario, según señala el artículo publicado por POZ.

Por su parte, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) indican que los individuos inmunocomprometidos podrán recibir la vacunca contra COVID-19, siempre y cuando no tengan contraindicaciones relacionadas con la vacunación. Sin embargo, deben ser aconsejados sobre el todavía desconocido perfil de seguridad y efectividad de la vacuna en poblaciones inmunocomprometidas, así como el potencial de respuestas inmunes reducidas y la necesidad de continuar siguiendo las indicaciones sanitarias para protegerse de la COVID-19.

En cuanto a las vacunas de Pfizer y AstraZeneca específicamente, la Asociación Británica de VIH (BHIVA, por sus siglas en inglés, añade en el artículo de POZ que no hay razón para pensar que estas vacunas serán menos seguras para las personas con VIH.

Ambas vacunas incluyen una parte de material genético del virus SARS-CoV-2 (causante de la COVID-19), pero no el virus completo. Esto significa que no hay vacunas atenuadas, por lo que no se deben considerar menos fiables para personas con el sistema inmunológico vulnerable. Es posible que las personas con VIH no respondan tan bien a la vacuna. Esto quiere decir que la vacuna podría desencadenar una respuesta más débil en personas con VIH.

De acuerdo con POZ, Pfizer y Moderna incluyeron un pequeño grupo de personas con VIH “estable” (entre 120 y 170 individuos) durante la tercera fase de prueba de la vacuna contra COVID-19. Solo un par de participantes presentaron síntomas de la enfermedad, pero no se reportaron otros efectos inusuales.

ACTUALIZACIÓN: A inicios de enero de 2021, la vacuna contra COVID-19 de Moderna obtuvo la aprobación para comenzar el suministro en la Unión Europea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow us on Social Media