Informe sobre los derechos LGTBI+

La LGTBIfobia es la otra pandemia latente detrás de la de COVID-19

El reporte anual sobre la situación de los derechos humanos LGTBI+ de la Asociación Internacional de Lesbianas Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA, por sus siglas en inglés) expone el alarmante ascenso de la LGTBIfobia en Europa y Asia Central que ha tomado fuerza junto con la pandemia de COVID-19.

El informe de la ILGA revela que este tiempo de emergencia sanitaria mundial no solo ha hecho visible la brecha en términos de realidades vividas por las personas LGTBI+, también ha traído a la luz el aumento importante del abuso y los discursos de odio hacia este colectivo durante el último año.

“En los reportes de país tras país hemos visto un severo crecimiento en abuso y discurso de odio contra las personas LGTBI+; muchos de los cuales que estaban en una situación vulnerable de indigencia se han visto forzados a regresar a situaciones hostiles familiares y sociales. Las organizaciones LGTBI+ han tenido que desviar su trabajo hacia la provisión de necesidades básicas como comida y refugio ante la exclusión de las personas LGTBI de las estrategias de apoyo de muchos gobiernos. Asimismo han resurgido autoridades y oficiales que usan al colectivo LGTBI+ como chivo expiatorio, mientras que los regímenes autoritarios son empoderados a aislarse y legislar sin el debido proceso”, señala la Directora Ejecutiva de ILGA Europa, Evelyne Paradis, en un comunicado.

La asociación añade que esta retórica y política anti-LGTBI+ ya no solo es predominante en países como Polonia y Hungría, sino que se ha extendido tanto a otras naciones como a medios de comunicación y redes sociales. Algunos de los países que sorprenden por registrar un aumento en discursos de odio son Malta, Bélgica, Países Bajos, Portugal, Macedonia Norte y España. Cabe destacar que estas naciones ocupan los primeros 10 lugares en el ranking que evalúa el progreso en derechos LGTBI+ en Europa realizado por la ILGA también.

El discurso de odio se ha vuelto tan latente en el último año que la ILGA reconoce en su análisis que incluso hay países como Turquía y Ucrania que culpan directamente a las personas LGTBI+ de la pandemia de COVID-19.

LEER: ¿En qué países todavía es ilegal la homosexualidad?

De igual manera, el informe destaca un incremento significante en la oposición a los derechos de las personas trans; esto comienza a tener un importante impacto negativo y retroceso en el reconocimiento legal de género. Esta regresión legal y estancamiento es visible en 19 países de la Unión Europea, en muchos de los cuales es evidente que la oposición ha tomado fuerza diciendo que el progreso en protección contra la discriminación y la autodeterminación para las personas trans “lastima los derechos de las mujeres” o “la protección de menores”.

Austria, Croacia, Finlandia, Hungría, Lituania, Rusia, Slovakia, Eslovenia y Reino Unido son los países en los que se detecta una involución en cuanto a derechos trans. El estancamiento en este mismo ámbito es visible en Alemania, Andorra, Chipre, República Checa, Georgia, Kosovo, Montenegro, Macedonia Norte y Suecia.

Otro dato alarmante en el reporte de la ILGA es el hecho de que la asociación de igual manera ha detectado en el último año un incremento en la publicación de leyes progresistas e inclusivas en los libros comparado con los últimos cinco años. Sin embargo, el problema es ese, que estas legislaciones se han quedado en papel sin ser trasladas a la realidad ni se aplican de manera efectiva a favor de las personas LGTBI+.

En cuanto a los derechos relacionados con la familia, la ILGA señala un estancamiento general, aunque también reconoce un avance en cuestiones como los derechos parentales. Sin embargo, este progreso se ha dado tanto de manera positiva como negativa afectando el foco en los derechos fundamentales de las personas LGTBI+.

Finalmente, la ILGA puntualiza que esta revisión anual sobre la situación de los derechos humanos LGTBI+ en Europa y Asia Central es un recordatorio consistente de que alcanzar la equidad tanto ante la ley como en la vida real es un esfuerzo no lineal, a largo plazo y con diferentes niveles.

El informe de la asociación internacional es resultado del análisis realizado de enero a diciembre de 2020.

LEER: ¿Qué es la Estrategia de Igualdad LGBTIQ de la Unión Europea?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow us on Social Media