dia de la lucha contra el sida

Entendiendo el ‘chemsex’ y su importancia en la lucha contra el sida

El chemsex no es un fenómeno nuevo, pero su alta vinculación con prácticas que aumentan el riesgo de contagio de VIH y otras infecciones de transmisión sexual, lo han puesto entre los asuntos prioritarios de la lucha contra el sida tanto en España como en Europa.

El Ministerio de Sanidad de España define al chemsex como el uso intencionado de drogas estimulantes para tener relaciones sexuales por un periodo largo de tiempo (que puede durar desde varias horas hasta varios días). El término deriva de la combinación de los vocablos en inglés chemicalsex, según añade el organismo público.

La asociación del uso intencionado de drogas y el sexo no es algo reciente; sin embargo, en los últimos años ha encendido las alarmas entre las entidades de salud tanto de Europa como a nivel internacional debido a los cambiantes patrones de conducta que se pueden dar ante la creciente influencia del uso de aplicaciones y redes sociales para la práctica del chemsex.

Instituciones públicas de sanidad de diversos países como Inglaterra, Estados Unidos, Francia y España señalan que la proliferación de aplicaciones y medios digitales para encuentros sexuales ha provocado que quienes experimentan el chemsex diversifiquen los lugares, las sustancias y el número de personas involucradas. Por ende, esto resulta en un menor control sobre sus relaciones sexuales e incentiva la ausencia del uso de protección durante este tipo interacciones.

LEER: RAINBOW MAP: EL ESTADO DE LOS DERECHOS LGTBI+ EN EUROPA

Además de estos riesgos, las autoridades de sanidad destacan una alta preferencia por las drogas inyectadas para la práctica del chemsex. Este hábito incrementa las probabilidades de contraer el virus del VIH, Hepatitis C y otras enfermedades de transmisión sexual.

En cuanto al tipo de sustancias utilizadas, las entidades señalan que son cambiantes, pero existen algunas empleadas con mayor frecuencia como el gammahidroxibutirato (GHB/GBL), la cocaína, la mefedrona y la metanfetamina. La combinación de estas drogas produce una potente desinhibición y estimulación sexual, según añade el Informe sobre chemsex en España del Ministerio de Sanidad.

Tanto la administración española como las instituciones de salud de otros países reconocen que todavía hace falta mayor investigación para entender mejor el fenómeno del chemsex. Además de un plan estratégico y multidisciplinar para proteger a los colectivos más vulnerables como el LGTBI+; así como programa que atienda los riesgos de salud pública que conlleva esta práctica.

Con información del  «Informe sobre chemsex en España» del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.  Foto: Jcomp de Freepik.es 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow us on Social Media